CREANDO NUEVO MOBILIARIO, TODO UN RETO

El origen. Detectando necesidades

Como suele decirse, la experiencia es un grado, y aunque el camino del aprendizaje nunca se acaba, estos años vividos, rodeada de los/as pequeños/as, me permiten poner a prueba los materiales que les ofrezco, el mobiliario en el espacio y la disposición de los mismos.

Ellos/as van creciendo y sus necesidades van cambiando. Aunque todo esté preparado para poder ofrecerles lo necesario en cada etapa, cierto es que cada individualidad y la sinergia grupal trae nuevas acciones, nuevos intereses y por ende nuevas formas de movimiento y juego. Esto ha sido el principal motor para traer a casa nuevo mobiliario, confeccionado con todo el cariño por EL HOGAR, deseando que disfruten si cabe aún más.

Si algo me gusta de mi trabajo es poder conocer los procesos que están viviendo internamente los pequeños/as a través de lo que externamente manifiestan con su propia acción y juego, sin que existan interferencias. Yo como adulto no dirijo su actividad en los momentos de juego libre. Es así que llegaron hace un tiempo nuevos juegos; trepar por el sofá, subirse a lo alto, llenar un pequeño baúl con muuuuuchos objetos para luego entrar ellos y vaciarlo entero, mover mesas, sillas y construir a lo grande.

baúl infantil de juego madre de día El Hogar

Intuí que era buen momento para ofrecerles nuevo mobiliario con el que enriquecer las dinámicas de juego presentes.

Esta forma de hacer, desde la no intervención directa por parte del adulto, me hace estar despierta y activa, atenta a las nuevas necesidades y sobretodo me exige ser muy creativa. Esto me conecta de lleno con mi esencia de ser humano, ese que tiene la capacidad de crear y transformar desde el mundo de las ideas.

La inspiración. Pikler un referente

Pues bien, esas ideas llevaban en mi mente desde hace dos años, justo antes de mi estancia por una semana en el Centro para la pequeña infancia JM Céspedes en Sant Adrià de Besòs, en Barcelona. Una escuelita que bebe de distintas pedagogías, pero que en su forma de hacer destaca la mirada de Emmi Pickler, en lo que al cuidado, movimiento libre y autonomía se refiere. Quería aprender de ellos y sentía gran curiosidad por conocer el mobiliario y los materiales que en los espacios ofrecían a los pequeños.

Siempre agradecida a ese equipo profesional que me abrió las puertas, con el que puede estar unos días como observador externo, dispuesto a someterse a preguntas, esperando incluso una evaluación y que me permitió tomar medidas sobre todo el mobiliario por el que sentí curiosidad.

Me encanta ofrecer a los niños/as mobiliario que les facilite la autonomía, que enriquezca las experiencias de juego, que sean seguros y avalados por la experiencia de años de uso. Mi lado técnico me hace sentir gran atracción por esta rama, la de la creación de mobiliario, siendo admiradora del trabajo de Emmi Pikler y de sus materiales.

Pues bien, los/las pequeños/as con su juego, me hicieron recuperar esta idea instalada en mi mente desde hace años, la de confeccionar mobiliario pensado para y por ellos/as.

Manos a la obra

Siento una gran ilusión cada vez que creo algo con todo mi ser para ellos, los pequeños/as que viene y vendrán a mi casa.  Hacer los croquis, proyectar los planos, generar los despieces,… me encanta.

silla infantil

Trabajar con la madera es toda una experta sensorial. El olor a la madera recién cortada es para mí toda una delicia. Percibir a través del tacto como se va puliendo la superficie en los cantos, me hace ponerme en la piel de ellos cuando se encuentren con este material noble. Ver cómo los tablones originales van cobrando la forma del objeto, que inicialmente solo estaba en un plano, es una gran satisfacción. Escuchar el sonido de la lija y del taladro, me traslada a lo que sería estar en un taller de artesanos, olvidando el tiempo y lugar en el que me encuentro.

madre de día El Hogar

Durante estas semanas de trabajo en mi mente siempre han estado presentes ellos/as, los que iban a disfrutar del nuevo mobiliario. Imaginaba su reacción de sorpresa al verlo y los visualizaba disfrutando con el mismo. En otras ocasiones temía por que todo estuviera en mi cabeza y que finalmente no fuera de su interés. Los temores han desaparecido tras verles en acción. Siento un gran deseo por que sean muchos los pequeños que jueguen y experimenten con ellos.

mobiliario infantil madre de día EL Hogar

 

cajon de juego inspiración Pikler

¿Y en casa…que podemos hacer?

A vosotros mamas, papas, os animo a que les dejéis hacer, observándoles para saber así que es de su interés. Os sugiero que hagáis que vuestra casa se transforme en un lugar donde se puedan mover en libertad. Un espacio en el cual las cosas estén permitidas, retirando todo aquello que pueda ser un “no”. La primera infancia (0-7 años) es la etapa de la voluntad, lo que les permite estar en la acción permanentemente. De este modo cada uno de ellos puede conocerse a sí mismo y al mundo que le rodea.

Sed creativos, trasformar vuestra mirada y buscar la versatilidad de todo lo que tengáis a la mano. Prescindid de muchos juguetes, pues menos es más. Ofrecerles sobre todo un espacio para moverse libremente en casa.

De nuevo…Un Hogar para el verano. curso 2017/18

madre de día Alicante. EL HOGAR. verano

El curso toca a su fin, pero el Hogar continúa abierto en verano durante el mes de julio. De este modo algunas nuevas familias podrán vivir la experiencia de los cuidados y atenciones individualizadas de los que siempre hablo.

El reducido número de niños/as, de los cuales algunos llevan en el Hogar todo el curso, permite ofrecer un espacio en el que reina la tranquilidad, en un ambiente cálido y amoroso. Esto resulta fundamental para acoger a cualquier nuevo miembro, resultándole el periodo de familiarización más llevadero.

La diversidad de edades (0-3 años) hace que la convivencia sea muy enriquecedora para todos; respeto, encuentro, juego compartido, imitación.

La propuesta del Hogar para este verano.

La propuesta para el verano se adapta a las necesidades de los pequeños/as,  existiendo como durante todo el curso una intención pedagógica, la que se encuentra siempre en el hacer del Hogar.

Quizá alguno de vosotros todavía recuerde los largos veranos de nuestra infancia. Tiempos aquellos donde el tiempo se paraba, donde no existían las prisas y donde pasábamos casi tres meses enteros de vacaciones en casa. Época aquella donde había tiempo para jugar e inventar, donde no conocíamos el aburrimiento, incluso teníamos tiempo para descansar.

Pues bien, este verano El Hogar vuelve a  abrir sus puertas en julio a un grupo reducido de familias, para que los peques de la casa puedan vivir parte del verano como antaño, sin prisas, con tiempo para jugar libremente.

Por supuesto en El Hogar, al igual que el resto del año, se da estructura al día. Ello facilita la convivencia dentro del grupo heterogéneo. Ademas ello genera seguridad y bienestar a los pequeños/as, pudiendo anticipar aquello que acontecerá. Tiempo para el juego libre, para almorzar algo fresquito, para vestirse o desvestirse, asearse, comer, incluso para realizar alguna actividad artística si la edad lo permite y a alguno le apetece como pueda ser; hacer helados, nuestro pan, dibujar…etc.

Como durante el año se cuida el ambiente, los materiales y el gusto por las cosas bien hechas.

El Hogar siempre recordará.

El arte está en las cosas sencillas. Al igual que el pintor cuando a través de un simple trazo es capaz de expresar la esencia de lo representado, desde El Hogar se busca ofrecer a la infancia momentos cotidianos, simples en apariencia, pero llenos de vida, donde ellos son los protagonistas de su hacer.

Como un profesor(*) de mi formación nos dijo en una ocasión,  la palabra “recordar” viene del latín “recordari”, formado de “re” (de nuevo) y “cordis” (corazón). De este modo deseo que los niños/as y las familias que pasen por El Hogar recuerden lo vivido….volviendo a pasar por el corazón.

(*)Pedro Álvarez-Monteserín

PERIODO DE ADAPTACIÓN. EN EL HOGAR…PERIODO DE FAMILIARIZACIÓN

periodo de adaptación1-el hogar-madre de día

La actualidad del Hogar.

madre de día-el hogar- dibujos acuarela

Ha pasado algo más de dos mes desde el inicio del curso, pero en el Hogar todavía estamos saliendo del conocido como periodo de adaptación, pues el mes de octubre trajo a dos nuevos pequeños. Como siempre la máxima en el Hogar es hacer que se sientan como en casa; atendidos, comprendidos. Ello está aún más presente, si cabe, en las primeras semanas que trascurren tras cualquier nueva incorporación, pues es vital para el bienestar de todos.

Cuando me entrevisto con las familias que se acercan al Hogar una de las cosas que pregunto siempre es por las rutinas actuales del pequeño/a en casa. Esta información es fundamental para saber de dónde partimos, en que momento nos encontramos. De este modo conocemos cuáles son las necesidades actuales y así, con la máxima honestidad, poder valorar también si el Hogar puede llevar a  cabo el acompañamiento que el peque requiere. En parte dependerá de la edad del pequeño, pero también de las características del grupo existente.

Aclarando términos

Antes de entrar en materia, y como acostumbro a hacer, vamos a profundizar en los términos empleados.

Adaptación

De forma habitual y normalizada se emplea el término periodo de adaptación para el tiempo que transcurre en los primeros días de escolarización de los niños/as.

Buscando en el diccionario se recoge como significado de la palabra “adaptación”:

  1. Acción y efecto de adaptar o adaptarse.

Toca entonces buscar las posibles acepciones del término “adaptar”, encontrando entre otras:

  1. prnl. Dicho de una persona: Acomodarse, avenirse a diversas circunstancias, condiciones etc
  2. prnl.Biol. Dicho de un ser vivo: Acomodarse a las condiciones de su entorno.

Y…entonces ¿Qué pasa en el Hogar?

juego libre-el hogar- madre de día

Sí es cierto. Los niños que llegan al Hogar se tienen que acomodar a unas nuevas condiciones. El entorno claramente es diferente al del lugar del que proceden. La atención, que hasta ese momento le ha proporcionado su mamá o papá, ha sido única y los cuidados exclusivos.

El Hogar es consciente del gran cambio que supone para los pequeños salir del entorno familiar y pasar a compartir espacio con otros niños/as. Además pasan a ser atendidos por otra figura adulta distinta  a la de la madre/padre o abuelas/os. Es por ello que se procura cuidar mucho este periodo de transición, activando al máximo la capacidad de escucha hacia el otro; de los pequeños y por supuesto de su familia.

Familiarización

Pero, dado el ambiente que en el Hogar se vive, creo que se ajusta más el término “familiarización”. Este lo escuché por primera vez a un gran equipo de profesionales y pronto lo hice mío, pues sentí que encajaba mejor con la realidad de mi trabajo. Las acepciones de la palabra “familiarizar” que encajan con lo que se vive en el Hogar son:

  1. tr. Hacer que algo pase a ser familiar o común para alguien.
  2. prnl. Introducirse y acomodarse al trato familiar de alguien.

¿Lo conseguimos en el Hogar?

periodo adaptación- el hogar- madre de día

Pues esa es la intención, que los niños/as que lleguen se sientan como en familia. El Hogar es un espacio dinámico, no encorsetado, que es capaz de adaptarse a los cambios iniciales que se producen con la llegada de cada nuevo miembro. Es decir, por así decirlo, si hablamos de ADAPTACIÓN, esta es BIDIRECCIONAL.

Cada nuevo miembro trae algo nuevo que interviene en el grupo. Somos seres sociales, y el grupo se conforma con cada uno de nosotros, desde el más mayor hasta el más pequeño. Todos los componentes suman, todos son individuos únicos que enriquecer al resto.

Al igual que pasa en la sociedad, y el Hogar es un reflejo de la misma, para ser reconocidos necesitamos tener enfrente a alguien que nos reconozca.  Esa es una de las mayores labores del Hogar, que cada miembro se sienta reconocido y valorado por el resto.

¿Cómo lo hacemos en el Hogar?

Antes de una nueva incorporación hay todo un trabajo previo que realizar;

mudas-el hogar madre de día

  • Planificar los primeros días en los que se acoge a la familia.
  • Realizar los reajustes que fueran necesarios en lo que a las rutinas de la casa se refiere para que todos sigan disponiendo de unos cuidados individualizados.
  • Reorganizar espacios o materiales si fuese necesario (si la edad del nuevo peque lo requiere).
  • Preparar los espacios donde guardar el material personal del niño/a que se incorpora.

 

¿Pasáis un ratito con nosotros?

Siempre me gusta invitarles (peque y mamá o papá) a pasar un rato en la mañana con todos nosotros antes de que se incorporen como familia al Hogar. De esta forma pueden ser conocedores de cómo es un día en el Hogar, cual es mi forma de hacer con los pequeños, y por supuesto el niño/a establece un primer contacto con el grupo, lo que le ayudará posteriormente.

Si la mamá/papá se lo puede permitir, siempre es preferible que los primeros días en el Hogar los pasen juntos. Lo considero de gran importancia, pues de este modo todos disponemos de un tiempo de transición. El pequeño/a así puede explorar el entorno sintiéndose seguro junto a su ser querido, y el adulto también se relaja al poder acompañarlo durante unos días, viéndolo actuar en el espacio. Todos nos podemos conocer así un poquito más.

Reajustando rutinas

Con la llegada de un nuevo miembro es posible que sea necesario reajustar rutinas. Esto ocurre sobre todo si la diferencia de edad es grande. Los menores de 14 meses suelen necesitar una siesta en la mañana, mientras que a los más mayores les pueden las ganas de explorar, jugar y moverse todo el rato, por lo que dejan el descanso para después de comer.

En ese caso, como si de un baile se tratara, es necesario simultanear la siesta de los más pequeños con el juego de los más mayores, de tal forma que todos lo disfruten.

Cierto es que hay una dirección, un camino a seguir; unas rutinas en el día, en la semana, pero con cierta flexibilidad inicial. Poco a poco, todos nos vamos conociendo y las rutinas de la casa se van ajustando a las necesidades de cada uno de los integrantes del Hogar. Como si de un puzle se tratara las piezas van encajándose unas con otras.

Lo que está siempre presente

Algo que siempre está presente en el Hogar es lo importante que es proporcionar salud a todos. Ello se procura generando un ambiente armonioso, donde no existen las prisas, y donde la prioridad es siempre cubrir las necesidades básicas de cuidado.

Se trata día a día de establecer un clima de confianza, mediante la escucha activa de todos los pequeños/as, mediante la mediación en los posibles conflictos, dándoles modelos de resolución para la vida social de la cual siempre van a formar parte.

Con todo ello se pretende facilitarles un ambiente en el que puedan poco a poco ir desplegando su ser, desarrollarse íntegramente.  Se desea ofrecer un entorno que sea lo más amable con ellos, para que ellos puedan serlo con los demás.

Atenciones prestadas en el periodo de familiarización

En este tiempo de transición se pone toda la voluntad en atender a todas las partes, pues tan importante es cuidar al niño/a que se separa por primera vez de su mamá o papá, como a estos mismos. La forma de cuidar a cada uno de ellos es diferente, pero procuro actuar con la misma sensibilidad con ambos.

Atenciones al pequeño/a que se incorpora

juego libre- el hogar- madre de día

Tras la separación en la mañana, al marchar la mamá/papá, los primeros días es posible que el pequeño se quede llorando. Todos desearíamos que eso no ocurriera, pero caso de que ocurra, lo cual es muy probable, es importante permitir al niño expresar su malestar, dejar salir sus emociones que en ese momento se canalizan a través del llanto.

Acompañar el llanto.

En ocasiones veo como se pide a los niños que dejen de llorar empleando frases como; “no llores cariño”, “ya está, no pasa nada”, “venga que ahora mismo se te pasa”..etc.  Lo que se les está pidiendo, sin darnos cuenta, es que dejen de mostrar lo que en ese momento están viviendo, se les pide que ahoguen una emoción. Sería bueno que cada uno se preguntase; ¿Cuál es el motivo de pedirle que deje de llorar?, ¿es por él o por mí?. ¿Es él el que quiere dejar de llorar o soy yo la/´él que llevo mal verle llorar?.

En el Hogar llorar es aceptado. Claro está que lo deseable es que ello no ocurriera, pero si ello ocurre está permitido. La principal labor es acompañar el llanto, si eso sucede.

Actuar con máximo respeto, intentando conocerlo día a día.

Pero…¿Cómo acompañar el llanto?, pues con máximo respeto. Cada individuo, ante una situación difícil; tristeza, desconcierto, frustración..etc, siente una necesidad diferente en lo que al contacto con el otro se refiere. Esto es fácil de comprender con un ejemplo:

Supongamos que tenemos un amigo que está atravesando por una situación difícil. A cada uno se nos puede ocurrir una forma de ayudarle, pero…. ¿qué es lo que desea realmente el afectado?. Unos buscan el contacto, el abrazo, poder llorar junto al amigo. Otros aun queriéndolo no son capaces de pedirlo, se bloquean, y solo sacan su malestar si el otro da pie. Otros rechazan cualquier contacto, prefieren la soledad para pasar el mal trago. En resumen, lo importante es conocer al amigo para así poder respetarle ofreciéndole aquello que sabemos que desea.

Pues respetar al niño/a es precisamente esto; en primer lugar intentar conocerle, interesarse por él/ella, para desde ahí ofrecerle unos brazos que le rodeen, una mano que le acaricie, o simplemente la compañía.

Estar presente para poder poner palabras a lo que viven.

Además en la etapa de 0 a 3 años es muy importante poner palabras a lo que sucede. Se procura estar presente para identificar lo que le ocurre, intentando, siempre que se reconozca lo que está viviendo el pequeño, expresarlo verbalmente. De este modo ellos, día a día, van asimilando la valiosa herramienta que es para el ser humano el lenguaje oral. Esto les permitirá sustituir en muchas ocasiones el lloro por la palabra conforme vayan creciendo.

Mostrar sinceridad siempre con afecto, comprensión y una actitud positiva.

Es una norma de la casa ser sinceros, no mentir a los niños. Es habitual decirles, con la mejor intención del mundo, mensajes del tipo “la mamá viene enseguida” o “el papá se va un ratito y vuelve”. Si lo reflexionamos un poco, el desconcierto que se les genera no es pequeño. ¿Qué significa un ratito?. El concepto del tiempo en estas edades está ligado a las rutinas, a la sucesión de acontecimientos y no a un concepto abstracto.  Poner claridad a lo que acontece hace que el pequeño/a viva la situación con más confianza.

Es probable que en un principio la noticia no sea de su agrado “la mamá se ha ido a trabajar, viene después de comer”. Pero si la sinceridad va acompañada de afecto, comprensión y siempre con actitud positiva, el malestar que vive el pequeño poco a poco lo va digiriendo mejor. Una vez que entienden que la mamá realmente vuelve,  que además lo hace justo cuando le hemos dicho, es decir después de comer, entonces se sienten seguros durante el día  y felices llegado el momento del regreso.

Ayudarles en el encuentro con el otro

Algo nuevo que se suelen encontrar en el Hogar, que en su casa es probable que hasta ese momento no tuvieran, son los compañeros. A lo largo de la mañana pueden surgir conflictos por disponer cada uno de ellos intereses confrontados. Posiblemente por ser la primera vez que compartan juguetes, espacios, etc.

madre de día-el hogar

Los niños/as del Hogar, por la edad, no disponen todavía de habilidades sociales. Ante la dificultad que tienen para expresarse, cuando les aparece un malestar a estas edades, pueden ser diversas las formas de afrontar el mismo. Algunos lloran, otros se quedan paralizados, incluso en ocasiones pueden llegar a lastimar al otro. Esto último se debe precisamente a no disponer todavía de las fuerzas sociales necesarias para manejarse en grupo, pero hay que tener claro que nunca tienen intención de hacer daño. Esta visión es muy importante a la hora de actuar como adultos. El niño es bueno por naturaleza, esto nunca hay  que perderlo de vista.

Ante esto como siempre lo importante es la observación, estar muy presentes para ayudarles a encontrar la forma de relacionarse. Además todo lo social es cultural, no innato, lo aprenden de nosotros. Tal y como nosotros, modelos de referencia, resolvamos los conflictos en la vida, ellos copiaran. Por este motivo es tan importante  ayudarles en el encuentro con el otro. Establecer en primer lugar la norma que consideramos adecuada para la buena convivencia de todos es básico, y como siempre acompañar al gesto con la palabra. Así, día a día van interiorizando las normas, van adquiriendo herramientas sociales para relacionarse con el otro, para finalmente ser capaces de hacer uso de ellas. Este es un trabajo que comienza desde el primer día y perdura en el tiempo durante todo el curso, con gran paciencia y dedicación.

Ofrecer tranquilidad y bienestar

Por último, gran parte de mi trabajo en estos primeros tiempos, donde todos nos adaptamos a la nueva situación, es estar muy presente y tranquila. Convencida de que todos, día a día, vamos a disfrutar de la experiencia de estar juntos en el Hogar.

madre de día- el hogar- experimentación

madre de dia- el hogar-juego libre

La atención está puesta en el bienestar de todos, incluida yo, cuidándome para ello, pues es imprescindible para poder cuidar. Esto último en ocasiones puede resultar complicado por la entrega y dedicación, pero es vital para todos. Además,  dentro de la pedagogía Waldorf, se tiene muy presente esta realidad. Se sabe que  el niño de estas edades se nutre del cuerpo etérico del adulto, lo que puede provocar un desgaste si uno no procura reponer la “energía” consumida. Por este motivo busco volver a equilibrarme, para así ofrecer lo mejor de mí a los pequeños/as, facilitándoles crecer y desarrollarse sanamente.

Atenciones a la familia

dibujo waldorf- el hogar- madre de día

La separación no solo es dura para los niños/as. Los adultos también podemos vivir este momento con cierta ansiedad, pues todo es nuevo para ambos. Algunas de las preocupaciones pueden ser; no saber cómo va a pasar el día; si llorará mucho; como se le atenderá cuando esto ocurra; como se dormirá…etc.

Abrir las puertas de mi Hogar

Por todo ello, y conforme he dicho anteriormente, me gusta invitarles previamente. Pasar parte de la mañana en el Hogar, antes de la incorporación del peque, ayuda a despejar ciertas dudas.

Informar de lo acontecido en el día

Una vez el pequeño/a ya está en el Hogar es para mí muy importante informar a las familias de lo que ha acontecido en el día.  Sobre todo al principio, las familias necesitan saber que ocurre. Busco la honestidad, siendo transparente y sincera, pues lo considero básico para el ejercicio de mi profesión. De este modo se construyen los cimientos de una relación de confianza, pues…¿Cómo si no los papas van a estar tranquilos?.

Procurar cercanía y comprensión

Por último, también procuro estar muy receptiva al estado de la mamá/papá, a si percibo angustia o malestar. En esta sociedad de las prisas y de tiempos acelerados parece no  comprenderse el sufrimiento que puede producir la pronta separación.

En este caso siempre digo que cada uno mire si es el momento deseado para separarse, que se reflexione valorando todas las posibilidades, pues cierto es que es una etapa que pasa y no vuelve y disfrutarla juntos es todo un regalo.

Dicho esto es posible que la vida laboral marque los tiempos y la separación sea inexorable. Tomada la decisión, es decir si tras la reflexión la conclusión es: “ha llegado el momento de la separación”, entonces hay que hacer el duelo, sí, pero con seguridad y alegría por la decisión tomada.

Así, desde nuestra seguridad, desde nuestro pensar, ese al que los niños tienen acceso aunque nosotros no lo sepamos, la vivencia es más llevadera. El pequeño integra la nueva situación, y poco a poco todos nos vamos familiarizando con ella.

UN HOGAR PARA EL VERANO. LA EXPERIENCIA VIVIDA.

un hogar para el verano

Julio ya ha finalizado. El tiempo, ese que ya no vuelve, lo hemos vivido con intensidad en este mes, disfrutando de cada día, dando gracias por la compañía que nos ha ofrecido cada uno de los pequeños que han pasado por “un Hogar para el verano”.

DE LA PLANIFICACIÓN A LA PUESTA EN MARCHA

Echando la vista atrás, las semanas antes de que diera comienzo “Un Hogar para el verano”, muchas fueron las tareas que en el Hogar se estaban llevando acabo para tenerlo todo preparado.

Reajuste de rutinas

El mes de julio el Hogar estaba abierto a acoger nuevos niños y así fue. Sus edades eran diversas y diferentes a las de los pequeños de la casa. Ello suponía reorganizar y ajustar las rutinas del día que durante el curso llevábamos. El grupo heterogéneo trae una gran riqueza de vivencias, pero también supone un gran esfuerzo de organización para garantizar que las necesidades de todos los miembros estén satisfechas. Así se hacía necesario, al igual que ocurre con los engranajes, mirar a cada uno de ellos y ver la forma de que todos se acoplaran a la perfección para que el conjunto siguiera funcionando ¡incluso en movimiento!.

Un Hogar para el verano

Selección de recursos didácticos

De este modo se planificó el horario a seguir, siempre entendido como una propuesta, cuyo ajuste definitivo se consigue rodando día tras día. También se buscaron aquellos recursos didácticos con los que acompañar los momentos del día; el corro, los juegos de dedos, las canciones, el cuento..etc que con tanto amor las jardineras Waldorf ofrecemos a los pequeños nutriéndolos de algo propio únicamente del ser humano; el arte.

Planificación almuerzos y comidas

Otra de las cosas que había que programar eran los almuerzos  y las comidas que ofrecerles. Con los más pequeños esto no se da, pues cada uno lleva su propio ritmo de introducción de alimentos. La llegada de algunos niños nuevos con edades cercanas a los dos años, e incluso algo más mayores, hacía que fuese posible cocinar como si de una familia numerosa se tratase.

Previsión actividades artísticas para los mayores.

Por último, y como opción para ofrecer a los niños más mayores, se previeron una serie de actividades artísticas. Siempre se partió de la idea de que fueran flexibles en todos los sentidos, de forma que las mismas brindaran la oportunidad de disfrutar del arte y de los sentidos para aquellos que lo desearan.

METIDOS EN LA FAENA. LOS DÍAS PASADOS EN EL HOGAR DE VERANO

“A quien madruga Dios ayuda”

Bien temprano, antes de la llegada de los niños, el Hogar se ha estado preparando todos los días para recibirlos. Este es uno de los momentos que más me gusta, pues requiere poner conciencia en cada uno de ellos, sus vasitos preparados, los cubiertos, los cuencos, los baberos..etc. Además, este tiempo previo, también sirve para revisar el programa del día, detectar las necesidades y dejar todo dispuesto.

UN HOGAR PARA EL VERANO

Nos despedimos de los papás y nos ponemos a jugar

A la llegada de los pequeños y tras los saludos correspondientes, todos los días nos hemos despedido de los papás con una sonrisa, deseándoles feliz día, al igual que ellos lo hacían con nosotros.

Zapatitos fuera y entrega absoluta al juego, es lo que posteriormente acontecía. Cada uno buscaba aquello a lo que dedicarse por un tiempo, pues no hay mayor ocupación para ellos que jugar. El juego es todo un trabajo digno de admiración. A través de él los aprendizajes van calando día a día, desde su propia iniciativa y experiencia.

UN HOGAR PARA EL VERANO

Poquito a poco íbamos recogiendo, pues todo lo que empieza debe tener un fin. Los niños necesitan de este ritmo y orden. Como el flautista de Hamelín, entonando las canciones, entrabamos de lleno a la siguiente actividad; limpieza de manos y almuerzo.

Salimos a la calle

Y después….¡QUÉ BIEN NOS BAJAMOS AL PARQUE!

UN HOGAR PARA EL VERANO

Tiempo este para moverse, pero a lo grande, donde ejercitar el cuerpo físico en formación. Es este tiempo de expansión el que les permite, día tras día, poder ir superándose a base de voluntad. VOLUNTAD incesante que brota desde lo más profundo del alma del niño pequeño en todo el primer septenio.

Los retos son mayores en este nuevo espacio que la urbanización nos ofrece; escalones gigantes, asientos a los que escalar, escaleras por las que trepar, toboganes por los que deslizarse, o descansar.

Un espacio distinto donde la curiosidad de los pequeños por el mundo que les rodea puede campar a sus anchas. Como gran ÓRGANO SENSÓREO que son, captan las cosas que nos envuelven; piedras, palos, hojas, semillas…etc, incluso algún pequeño bicho. Gracias a los niños nuestros ojos recuperan la capacidad de sorprendernos por las pequeñas cosas. Ellos nos brindan la oportunidad de tener más presente la naturaleza, de admirarla y amarla.

Un Hogar para el verano

Aunque parezca mentira, algún día de lluvia nos salió. ¡QUE DIVERTIDO!. Ello no nos frenó, si bien al contrario, pudimos disfrutar de la experiencia sensorial de tocar el agua, del olor de la atmósfera, incluso de dejar que algunas gotitas nos cayeran encima de nuestro cuerpo, y de cantar y bailar “¡QUE LLUEVA QUE LLUEVA LA VIRGEN DE LA CUEVA……!”

un hogar para el verano

un hogar para el verano

Alguna semana de julio incluso pudimos bajar a remojarnos en la piscina, chapotear, nadar y subirnos fresquitos a comer.

un hogar para el verano

Y ahora a comer. Antes jugamos o hacemos alguna actividad mientras se prepara comida

Y después….¡QUE HAMBRE!. Mientras todo se estaba preparado para dar gusto al estómago, de nuevo un ratito para jugar. Incluso había tiempo para realizar alguna breve actividad si así se quería. Mientras, el más pequeño de la casa comía.

un hogar para el verano

La aparente improvisación no es más que eso, apariencia, pues aunque los niños así lo vivan, como adulto es necesario ir por delante. El conocimiento de sus necesidades sirve para anticiparte siempre y estar preparado.

un hogar para el verano

un hogar para el verano

un hogar para el verano

Con la comida apunto y tras recoger de nuevo y lavar las manitas ahora si……. ¡A COMER!. Este es todo un momento de aprendizaje; saber esperar a que nos sirvan la comida, aguardar sentado, testar sabores, aprender a manejar los utensilios, beber en el vaso sin mojarse…etc.

Aseo, cuento y despedida de los que marchan a casa

Ya comidos, algunos papás están a punto de venir, se nota en el ambiente. Solo queda asearse, pues algunos todavía se manchan un poquito cuando comen. Después cambiar el pañal y ponernos la ropa de nuevo (pues en casa se quedaban muchas veces fresquitos para comer).

Ya listos, y como cierre del día,…nos sumergimos en la belleza que nos brinda el momento del CUENTO. El peque de la casa ya duerme, ahora queda despedirnos de los que marchan a casa, desearnos una buena tarde y esperar a que un nuevo día llegue para volvernos a ver.

un hogar para el verano

Siesta y bienvenida de la tarde. ¡¡¡¡¡Hasta mañana!!!!!

Mientras los que se quedaban a la siesta dormían, el Hogar seguía en marcha; recoger, ordenar, hacer la lista de la compra aquellos días que se requería. También se buscaba siempre un breve espacio de tiempo para disfrutar de unos minutos de descanso, donde recrearse con el aroma de un café.

Recobradas las fuerzas, de nuevo el Hogar se ponía en movimiento, preparando todo lo necesario para dar la merienda al peque de la casa.

Tras el despertar, la tarde llegaba. Las cosas las hacíamos con calma; cambiar el pañal, vestirse, y tras la merienda del más pequeño pronto los papás llegaban. Es entonces cuando el Hogar cerraba sus puertas hasta el día siguiente. Momento en el que todo empieza de nuevo, pero con la sensación de que cada día la vida nos trae algo diferente, algo que nos hace afirmar que “LA VIDA ES BELLA”

BALANCE Y RECUERDO DE LOS PEQUEÑOS

Balance del tiempo pasado.

Si hecho la vista atrás puedo afirmar que en este mes de julio el Hogar se ha nutrido de muchísimas experiencias enriquecedoras, gracias a las cuales va a continuar creciendo, sirviéndole para hacerse mayor.

Como siempre, hemos procurado vivir el presente. La consciencia puesta en el mismo hace que las experiencias sean si cabe más enriquecedoras, sabiendo que estas nos acompañaran y servirán para el futuro.

Ha habido semanas en las que el Hogar ha disfrutado de estar lleno. Experiencia esta útil para poner a prueba la capacidad de gestión de los tiempos. También para testar la aptitud organizativa y la habilidad para adaptarse a los cambios, es decir el grado de flexibilidad. Por otro lado ha servido para poner en marcha una nueva programación diferente a la llevada durante el curso, detectar necesidades, y por ende, para poner a prueba lo planificado. Esto último siempre resulta de gran valor pues sirve para poder realizar los reajustes necesarios.

Otras semanas la casa ha estado habitada por un menor número de miembros. Ello ha permitido acoger a algún invitado, con el deseo que el próximo curso forme parte del  Hogar. La mamá y la bebé, han podido pasar alguna mañana con nosotros, empapándose unas horitas de lo que dentro se vive . Ha sido genial, pues se lanzaron incluso a separarse una de las mañanas, siendo las dos unas grandes triunfadoras.

En nuestro recuerdo quedará la imagen de un Hogar pleno de vida, con alma, alegre, donde lo físico no es más que aquello que nuestros sentidos más básicos perciben, existiendo algo más sublime que también la conforman y es cada uno de vosotros; David, Yago, Vera, Marcos y Pablo.

Los pequeños del Hogar

un hogar para el verano

un hogar para el verano

Gracias a cada una de las familias que ha pasado por el Hogar, por la confianza depositada y a cada uno los pequeños por los momentos vividos.

Uno, me ha regalado sus parloteos incesantes, pregunta tras pregunta, deseando absorber el mundo que le rodea.

Otra me ha ofrecido su arte puesto en cada dibujo, realizado con detalle, disfrutando de la tarea, absorta en el hacer, como los artistas cuando dibujan cada trazo, con la intención de hacer algo bello.

De otro me quedo con los bailoteos, todo un descubrimiento del bailarín que llevabas dentro. Ya afloraba, en algún momento, siendo más pequeño, cuando movías la cabecita y los brazos al escucharme cantar. Ahora que ya te yergues disfrutas si cabe más de tu independencia, pones buen oído, tatareando brevemente la melodía de alguna canción, siendo siempre el primero en llegar al lavabo para lavarte las manos.

De otro su tenacidad, esa que poco a poco fue apareciendo, superándose y sorprendiéndome con sus nuevas destrezas corporales cada día, lo que resulta maravilloso recordando el día que llegaste.

Y del último me quedo con las ganas de imitar a los mayores, de aprender de ellos, de las ganas de querer compartir la vida con los demás, aunque en ocasiones todavía no sepas como decirlo. Puro movimiento, sano y feliz.

Y EL TRABAJO……CONTINÚA

En el Hogar, durante el mes de julio, no ha tenido cabida otro trabajo que no fuera el de estar con toda la atención puesta en el hacer con los niños. La mirada se ha puesto totalmente hacia el interior. Es ahora, antes de las vacaciones,  que me tomo el tiempo para escribir en este BLOG. Este cuaderno que permite, a los que queráis, asomaros por la ventana de mi Hogar y ver un poquito de lo que dentro acontece.

Con la satisfacción de haber procurado día a día ofrecer lo mejor de mí, ahora todos nos sumergimos en el mes de agosto. Tiempo este para coger fuerzas para el nuevo curso, hacer algún taller para seguir formándome, descansar, reflexionar, disfrutar de la compañía de los seres queridos y como no seguir trabajando para dejar preparado el inicio de curso; revisión de materiales, adquisición de nuevos materiales, planificación etc.

BUEN VERANO

NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE

 

 

UN HOGAR PARA EL VERANO

Madre de día El Hogar- en verano

Una propuesta del Hogar para este verano.

Quizá alguno de vosotros todavía recuerde los largos veranos de nuestra infancia. Tiempos aquellos donde el tiempo se paraba, donde no existían las prisas y donde pasábamos casi tres meses enteros de vacaciones en casa. Época aquella donde había tiempo para jugar e inventar, donde no conocíamos el aburrimiento, incluso teníamos tiempo para descansar.

Pues bien, este verano El Hogar abrirá sus puertas a un grupo reducido de familias, para que los peques de la casa puedan vivir parte del verano como antaño, sin prisas, con tiempo para jugar libremente. También habrá tiempo para bañarnos en la piscina, quedarnos fresquitos mientras comemos e incluso…,porque no, disfrutar de una siesta de esas que nos venía tan bien en verano. Esa que nos permitía coger fuerzas para continuar la tarde tomando un helado con los primos o los amigos.

Por supuesto en El Hogar, al igual que el resto del año, se da estructura al día, pues ello permite la convivencia dentro del grupo heterogéneo, generando además seguridad y bienestar a los pequeños/as, pudiendo anticipar aquello que acontecerá. Tiempo para el juego libre, para disfrutar de un baño en la piscina, para almorzar algo fresquito, para vestirse o desvestirse, asearse, comer, incluso para realizar alguna actividad artística si la edad lo permite y a alguno le apetece como pueda ser; hacer helados, nuestro pan, dibujar…etc.

Además en El Hogar, está prevista la elaboración de platos caseros para aquellas familias que opten por ello. Se dispone de la opción de menú diario o mensual.

Como durante el año se cuida el ambiente, los materiales y el gusto por las cosas bien hechas.

 

El Hogar siempre recordará.

El arte está en las cosas sencillas. Al igual que el pintor cuando a través de un simple trazo es capaz de expresar lo que vive en lo representado, desde El Hogar se busca ofrecer a la infancia momentos cotidianos, simples en apariencia, pero llenos de vida, donde ellos son los protagonistas de su hacer.

Como un profesor(*) de mi formación nos dijo en una ocasión,  la palabra “recordar” viene del latín “recordari”, formado de “re” (de nuevo) y “cordis” (corazón). De este modo deseo que los niños/as y las familias que pasen por El Hogar recuerden lo vivido….volviendo a pasar por el corazón.

(*)Pedro Álvarez-Monteserín

LA PRIMAVERA LLEGA A “EL HOGAR”.

madre de día alicante

Esta semana en el HOGAR hemos estado cuidando de nuestras plantas con mucho cariño, con el deseo de que sigan creciendo y acompañándonos por mucho tiempo. También hemos tenido el gusto de adquirir alguna nueva para rodearnos de su belleza y de su aroma, de forma que en la casa se siga respirando vida.

Os invito a que hagáis lo mismo en vuestros hogares y, lo más importante, que impliquéis a los pequeños de la casa en esta tarea, ¡¡¡¡Les encanta!!!!. Ellos disfrutan participando de los procesos; salir a comprar a un vivero, elegir una planta, colocar la tierra en la maceta, regarlas…etc. Es un momento donde comparten con el papá o la mamá una labor “de mayores”, útil y con sentido. Además, tener plantas en casa les permite observar como un adulto cuida de ellas, despertando así su interés. Y VOSOTROS…..¿OS ANIMÁIS?

 madre de día Alicante

madre de día Alicante

madre de día Alicantemadre de día Alicantemadre de día Alicante

madre de día Alicante

OBSERVAR ES ADMIRAR

En el HOGAR nos gusta prestar atención y vivir el ritmo propio de la naturaleza. Os animo a que estéis atentos y os dejéis sorprender por ella.

Aunque en ocasiones parezca tarea complicada estando en las ciudades, y más en estas tierras de temperaturas cálidas todo el año, si agudizamos nuestra capacidad de observación, podremos percibir los cambios que se producen a nuestro alrededor.

En la ciudad a los árboles hace ya un mes, más o menos, que empezaron a brotarles las primeras hojas nuevas. Alguna de las plantas que tenemos en casa comienza a dar flores de intensos colores. Nuestra maceta con hierbabuena no para de crecer.  Además cada día disponemos de un poquito más de luz que nos invita a salir de casa y como no a alargar un poco más la vuelta (del cambio horario mejor no hablar).

Si salimos un poquito de la ciudad podemos observar las cunetas llenas de flores silvestres. En los campos las margaritas amarillas y blancas se yerguen hacia el sol formando grandes pompones de flores. Las lluvias del ya pasado invierno han hecho que este año la primavera luzca primorosa.

Os invito a que agudicéis vuestros sentidos y os dejéis sorprender por lo que la naturaleza nos brinda día a día. Vivir prestando atención a los detalles, admirando las “pequeñas cosas”, no deja de ser una actitud de VIDA que nos capacita para recorrerla, haciéndola si cabe más  BELLA.

https://www.youtube.com/watch?v=GTkTgFQWQVE

¡EN EL HOGAR TENEMOS NUEVO PERCHERO!

el hogar madre de día Alicante

En estas últimas semanas de marzo EL HOGAR se ha estado preparando para recibir a Marcos. Con cariño y esmero se ha confeccionado un nuevo perchero donde colocar ordenadamente las cositas del día a día de cada uno de los niños/as que vengan a EL HOGAR.

Yago y Marcos serán los que lo estrenen.

 

“NUESTRO APUNTADOR DE LAS HISTORIAS VIVIDAS”

Por la mañana, a la llegada de los peques a EL HOGAR, estos suelen traer alguna bolsita con sus pertenencias, cosas que los papás quizá necesiten para la tarde: algún juguetito; un pañal y toallitas para llevarse por la tarde al parque; o incluso alguna cápsula de suero fisiológico para ponerle antes de dormir, pues los moquitos no le dejan respirar.

Por otro lado durante el día en EL HOGAR también suceden cosas como; encontrar tesoritos cuando pasamos un rato en la calle, queriéndolos mostrar a los papás; o desean compartir con ellos el dibujo que han realizado ese día.

Además en ocasiones pueden producirse ciertos contratiempos: los más bebes de forma puntual se manchan el body; los mayores andan tan inmersos en su juego que a veces se olvidan de todo el tiempo que llevan sin hacer pipí y de repente tienen un escape; otras veces el agua, amiga de juegos, hace sus travesuras y acaba mojando algo más que las mangas de la camiseta mientras los peques se lavan las manitas.

El perchero se convierte así en pieza indispensable para generar orden, siendo además el testigo principal y soplón de lo acontecido, ayudándonos a ordenar las historias del día. Como el apuntador, que se sitúa cerca de los actores para dictarles el texto en las obras de teatro cuando a estos se les olvida, nuestro perchero sirve para recordarnos aquello que necesitamos poner en común entre nosotros, almacenando los objetos relacionados con dichas historias.

Desde EL HOGAR se tiene el deseo que sean muchas las familias con las que ir compartiendo historias a lo largo de los años, siendo el perchero un gran ayudante, principal testigo de las mismas.

perchero el hogar madre de dia Alicanteperchero el hogar madre de dia Alicanteperchero el hogar madre de dia Alicanteel hogar madre de dia Alicante

 

HACIENDO EL NIDO

EL HOGAR MADRE DE DIA

EL HOGAR COMIENZA SU ANDADURA

En el mes de noviembre del 2016 por fin abrí las puertas del HOGAR. Ello ocurría tras dos meses de intenso trabajo de preparativos. Como la madre cuando se dedica a hacer el nido ante la llegada del futuro bebé, fueron meses de gran ilusión, visitando rastros, a la búsqueda de tesoritos que ofrecer a los niños, diseñando estancias y creando el mobiliario necesario y adecuado para ellos.

Estos momentos previos fueron vividos con gran entusiasmo, como cuando de niña soñaba con ser artista. Nada en aquel tiempo me podía quitar ese sueño, tiempos los de la infancia en los que sientes que todo es posible. De igual modo sigo sintiendo que con constancia, trabajo y pasión los sueños se pueden hacer realidad. Pero para ello hay que ponerse manos a la obra,  y eso es lo que hice. VOLUNTAD VOLUNTAD y más VOLUNTAD. Que placer el de poder poner en marcha la creatividad e imaginación. Y….que reconfortante el trabajo artesano, tras el cual se consigue hacer realidad lo que era una idea. Así, los muebles se impregnan de cierto calor humano.

Durante este tiempo me preguntaba, ¿que niños y niñas vendrán al Hogar? ¿que edades tendrán? ¿será un grupo muy heterogéneo o no?.  A pesar de no tener las respuestas a todas las preguntas que me venían, seguía con seguridad poniendo en marcha EL HOGAR. Los motivos fueron varios. Por un lado los conocimientos adquiridos en los años anteriores dedicados a los estudios. Ellos me permitieron conocer cual es la naturaleza de la infancia y cuales son sus necesidades. Pero por otro lado, también sentía que EL HOGAR es un espacio dinámico, no encorsetado, donde no todo tiene que estar hecho. Así tenía y tengo la confianza en que ellos me darán las pistas sobre sus propias necesidades. Esto serán el motor del cambio e inspiración en el día a día del HOGAR.

Hacer el nido y los deseos

Este trabajo de hacer el nido tiene detrás un firme deseo, el de acoger a aquellos pequeños cuyos papás decidan que este es el sitio donde comenzar a conocer más mundo fuera del seno familiar. Hasta el momento el núcleo familiar, como envoltura que protege al bebe, le ha dado el calor necesario. Ahora mi propuesta es ofrecer un espacio cálido a las familias, una extensión de su hogar, donde los pequeños se sigan sintiendo como en casa.

Documento gráfico de aquellos días

Os dejo algunas de las imágenes que recogí para el recuerdo de este ilusionante trabajo de hacer el nido.

 EL HOGAR MADRE DE DÍA COMPRANDO TELAS
Visitando la Nucia
 EL HOGAR MADRE DE DÍA COMPRANDO TELAS
Tejidos Catalá. Para los amantes del corte y confección
 EL HOGAR MADRE DE DÍA HACIENDO MOBILIARIO
Manos expertas manejando las herramientas
 EL HOGAR MADRE DE DÍA HACIENDO COCINITA
Confeccionando en familia el mobiliario
 EL HOGAR MADRE DE DÍA HACIENDO COCINITA
Confeccionando en familia el mobiliario
 EL HOGAR MADRE DE DÍA PLANOS
Algunos croquis del mobiliario
 EL HOGAR MADRE DE DÍA CONFECCIÓN MOBILIARIO
El rincón de trabajo de mi padre . Todo lo que necesites lo tiene
 EL HOGAR MADRE DE DÍA CONFECCIÓN MOBILIARIO
Lo gratificante de trabajar con las manos
 EL HOGAR MADRE DE DÍA PLANOS
Despiece del mobiliario