UN HOGAR PARA EL VERANO. LA EXPERIENCIA VIVIDA.

un hogar para el verano

Julio ya ha finalizado. El tiempo, ese que ya no vuelve, lo hemos vivido con intensidad en este mes, disfrutando de cada día, dando gracias por la compañía que nos ha ofrecido cada uno de los pequeños que han pasado por “un Hogar para el verano”.

DE LA PLANIFICACIÓN A LA PUESTA EN MARCHA

Echando la vista atrás, las semanas antes de que diera comienzo “Un Hogar para el verano”, muchas fueron las tareas que en el Hogar se estaban llevando acabo para tenerlo todo preparado.

Reajuste de rutinas

El mes de julio el Hogar estaba abierto a acoger nuevos niños y así fue. Sus edades eran diversas y diferentes a las de los pequeños de la casa. Ello suponía reorganizar y ajustar las rutinas del día que durante el curso llevábamos. El grupo heterogéneo trae una gran riqueza de vivencias, pero también supone un gran esfuerzo de organización para garantizar que las necesidades de todos los miembros estén satisfechas. Así se hacía necesario, al igual que ocurre con los engranajes, mirar a cada uno de ellos y ver la forma de que todos se acoplaran a la perfección para que el conjunto siguiera funcionando ¡incluso en movimiento!.

Un Hogar para el verano

Selección de recursos didácticos

De este modo se planificó el horario a seguir, siempre entendido como una propuesta, cuyo ajuste definitivo se consigue rodando día tras día. También se buscaron aquellos recursos didácticos con los que acompañar los momentos del día; el corro, los juegos de dedos, las canciones, el cuento..etc que con tanto amor las jardineras Waldorf ofrecemos a los pequeños nutriéndolos de algo propio únicamente del ser humano; el arte.

Planificación almuerzos y comidas

Otra de las cosas que había que programar eran los almuerzos  y las comidas que ofrecerles. Con los más pequeños esto no se da, pues cada uno lleva su propio ritmo de introducción de alimentos. La llegada de algunos niños nuevos con edades cercanas a los dos años, e incluso algo más mayores, hacía que fuese posible cocinar como si de una familia numerosa se tratase.

Previsión actividades artísticas para los mayores.

Por último, y como opción para ofrecer a los niños más mayores, se previeron una serie de actividades artísticas. Siempre se partió de la idea de que fueran flexibles en todos los sentidos, de forma que las mismas brindaran la oportunidad de disfrutar del arte y de los sentidos para aquellos que lo desearan.

METIDOS EN LA FAENA. LOS DÍAS PASADOS EN EL HOGAR DE VERANO

“A quien madruga Dios ayuda”

Bien temprano, antes de la llegada de los niños, el Hogar se ha estado preparando todos los días para recibirlos. Este es uno de los momentos que más me gusta, pues requiere poner conciencia en cada uno de ellos, sus vasitos preparados, los cubiertos, los cuencos, los baberos..etc. Además, este tiempo previo, también sirve para revisar el programa del día, detectar las necesidades y dejar todo dispuesto.

UN HOGAR PARA EL VERANO

Nos despedimos de los papás y nos ponemos a jugar

A la llegada de los pequeños y tras los saludos correspondientes, todos los días nos hemos despedido de los papás con una sonrisa, deseándoles feliz día, al igual que ellos lo hacían con nosotros.

Zapatitos fuera y entrega absoluta al juego, es lo que posteriormente acontecía. Cada uno buscaba aquello a lo que dedicarse por un tiempo, pues no hay mayor ocupación para ellos que jugar. El juego es todo un trabajo digno de admiración. A través de él los aprendizajes van calando día a día, desde su propia iniciativa y experiencia.

UN HOGAR PARA EL VERANO

Poquito a poco íbamos recogiendo, pues todo lo que empieza debe tener un fin. Los niños necesitan de este ritmo y orden. Como el flautista de Hamelín, entonando las canciones, entrabamos de lleno a la siguiente actividad; limpieza de manos y almuerzo.

Salimos a la calle

Y después….¡QUÉ BIEN NOS BAJAMOS AL PARQUE!

UN HOGAR PARA EL VERANO

Tiempo este para moverse, pero a lo grande, donde ejercitar el cuerpo físico en formación. Es este tiempo de expansión el que les permite, día tras día, poder ir superándose a base de voluntad. VOLUNTAD incesante que brota desde lo más profundo del alma del niño pequeño en todo el primer septenio.

Los retos son mayores en este nuevo espacio que la urbanización nos ofrece; escalones gigantes, asientos a los que escalar, escaleras por las que trepar, toboganes por los que deslizarse, o descansar.

Un espacio distinto donde la curiosidad de los pequeños por el mundo que les rodea puede campar a sus anchas. Como gran ÓRGANO SENSÓREO que son, captan las cosas que nos envuelven; piedras, palos, hojas, semillas…etc, incluso algún pequeño bicho. Gracias a los niños nuestros ojos recuperan la capacidad de sorprendernos por las pequeñas cosas. Ellos nos brindan la oportunidad de tener más presente la naturaleza, de admirarla y amarla.

Un Hogar para el verano

Aunque parezca mentira, algún día de lluvia nos salió. ¡QUE DIVERTIDO!. Ello no nos frenó, si bien al contrario, pudimos disfrutar de la experiencia sensorial de tocar el agua, del olor de la atmósfera, incluso de dejar que algunas gotitas nos cayeran encima de nuestro cuerpo, y de cantar y bailar “¡QUE LLUEVA QUE LLUEVA LA VIRGEN DE LA CUEVA……!”

un hogar para el verano

un hogar para el verano

Alguna semana de julio incluso pudimos bajar a remojarnos en la piscina, chapotear, nadar y subirnos fresquitos a comer.

un hogar para el verano

Y ahora a comer. Antes jugamos o hacemos alguna actividad mientras se prepara comida

Y después….¡QUE HAMBRE!. Mientras todo se estaba preparado para dar gusto al estómago, de nuevo un ratito para jugar. Incluso había tiempo para realizar alguna breve actividad si así se quería. Mientras, el más pequeño de la casa comía.

un hogar para el verano

La aparente improvisación no es más que eso, apariencia, pues aunque los niños así lo vivan, como adulto es necesario ir por delante. El conocimiento de sus necesidades sirve para anticiparte siempre y estar preparado.

un hogar para el verano

un hogar para el verano

un hogar para el verano

Con la comida apunto y tras recoger de nuevo y lavar las manitas ahora si……. ¡A COMER!. Este es todo un momento de aprendizaje; saber esperar a que nos sirvan la comida, aguardar sentado, testar sabores, aprender a manejar los utensilios, beber en el vaso sin mojarse…etc.

Aseo, cuento y despedida de los que marchan a casa

Ya comidos, algunos papás están a punto de venir, se nota en el ambiente. Solo queda asearse, pues algunos todavía se manchan un poquito cuando comen. Después cambiar el pañal y ponernos la ropa de nuevo (pues en casa se quedaban muchas veces fresquitos para comer).

Ya listos, y como cierre del día,…nos sumergimos en la belleza que nos brinda el momento del CUENTO. El peque de la casa ya duerme, ahora queda despedirnos de los que marchan a casa, desearnos una buena tarde y esperar a que un nuevo día llegue para volvernos a ver.

un hogar para el verano

Siesta y bienvenida de la tarde. ¡¡¡¡¡Hasta mañana!!!!!

Mientras los que se quedaban a la siesta dormían, el Hogar seguía en marcha; recoger, ordenar, hacer la lista de la compra aquellos días que se requería. También se buscaba siempre un breve espacio de tiempo para disfrutar de unos minutos de descanso, donde recrearse con el aroma de un café.

Recobradas las fuerzas, de nuevo el Hogar se ponía en movimiento, preparando todo lo necesario para dar la merienda al peque de la casa.

Tras el despertar, la tarde llegaba. Las cosas las hacíamos con calma; cambiar el pañal, vestirse, y tras la merienda del más pequeño pronto los papás llegaban. Es entonces cuando el Hogar cerraba sus puertas hasta el día siguiente. Momento en el que todo empieza de nuevo, pero con la sensación de que cada día la vida nos trae algo diferente, algo que nos hace afirmar que “LA VIDA ES BELLA”

BALANCE Y RECUERDO DE LOS PEQUEÑOS

Balance del tiempo pasado.

Si hecho la vista atrás puedo afirmar que en este mes de julio el Hogar se ha nutrido de muchísimas experiencias enriquecedoras, gracias a las cuales va a continuar creciendo, sirviéndole para hacerse mayor.

Como siempre, hemos procurado vivir el presente. La consciencia puesta en el mismo hace que las experiencias sean si cabe más enriquecedoras, sabiendo que estas nos acompañaran y servirán para el futuro.

Ha habido semanas en las que el Hogar ha disfrutado de estar lleno. Experiencia esta útil para poner a prueba la capacidad de gestión de los tiempos. También para testar la aptitud organizativa y la habilidad para adaptarse a los cambios, es decir el grado de flexibilidad. Por otro lado ha servido para poner en marcha una nueva programación diferente a la llevada durante el curso, detectar necesidades, y por ende, para poner a prueba lo planificado. Esto último siempre resulta de gran valor pues sirve para poder realizar los reajustes necesarios.

Otras semanas la casa ha estado habitada por un menor número de miembros. Ello ha permitido acoger a algún invitado, con el deseo que el próximo curso forme parte del  Hogar. La mamá y la bebé, han podido pasar alguna mañana con nosotros, empapándose unas horitas de lo que dentro se vive . Ha sido genial, pues se lanzaron incluso a separarse una de las mañanas, siendo las dos unas grandes triunfadoras.

En nuestro recuerdo quedará la imagen de un Hogar pleno de vida, con alma, alegre, donde lo físico no es más que aquello que nuestros sentidos más básicos perciben, existiendo algo más sublime que también la conforman y es cada uno de vosotros; David, Yago, Vera, Marcos y Pablo.

Los pequeños del Hogar

un hogar para el verano

un hogar para el verano

Gracias a cada una de las familias que ha pasado por el Hogar, por la confianza depositada y a cada uno los pequeños por los momentos vividos.

Uno, me ha regalado sus parloteos incesantes, pregunta tras pregunta, deseando absorber el mundo que le rodea.

Otra me ha ofrecido su arte puesto en cada dibujo, realizado con detalle, disfrutando de la tarea, absorta en el hacer, como los artistas cuando dibujan cada trazo, con la intención de hacer algo bello.

De otro me quedo con los bailoteos, todo un descubrimiento del bailarín que llevabas dentro. Ya afloraba, en algún momento, siendo más pequeño, cuando movías la cabecita y los brazos al escucharme cantar. Ahora que ya te yergues disfrutas si cabe más de tu independencia, pones buen oído, tatareando brevemente la melodía de alguna canción, siendo siempre el primero en llegar al lavabo para lavarte las manos.

De otro su tenacidad, esa que poco a poco fue apareciendo, superándose y sorprendiéndome con sus nuevas destrezas corporales cada día, lo que resulta maravilloso recordando el día que llegaste.

Y del último me quedo con las ganas de imitar a los mayores, de aprender de ellos, de las ganas de querer compartir la vida con los demás, aunque en ocasiones todavía no sepas como decirlo. Puro movimiento, sano y feliz.

Y EL TRABAJO……CONTINÚA

En el Hogar, durante el mes de julio, no ha tenido cabida otro trabajo que no fuera el de estar con toda la atención puesta en el hacer con los niños. La mirada se ha puesto totalmente hacia el interior. Es ahora, antes de las vacaciones,  que me tomo el tiempo para escribir en este BLOG. Este cuaderno que permite, a los que queráis, asomaros por la ventana de mi Hogar y ver un poquito de lo que dentro acontece.

Con la satisfacción de haber procurado día a día ofrecer lo mejor de mí, ahora todos nos sumergimos en el mes de agosto. Tiempo este para coger fuerzas para el nuevo curso, hacer algún taller para seguir formándome, descansar, reflexionar, disfrutar de la compañía de los seres queridos y como no seguir trabajando para dejar preparado el inicio de curso; revisión de materiales, adquisición de nuevos materiales, planificación etc.

BUEN VERANO

NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE

 

Share this: