Una madre de día es un servicio prestado por educadoras profesionales en su propio hogar (adecuadamente adaptado y equipado) que ofrecen para la atención y el cuidado de los más pequeños (0-3 años), en grupos reducidos y en un ambiente familiar.

Ofrecen a las diversas familias una respuesta de calidad para afrontar las dificultades cotidianas derivadas, principalmente, de la temprana reincorporación laboral de la madre. Así se busca dar una alternativa a las Escuelas Infantiles para la conciliación profesional y familiar.

Las madres de día en su hacer diario tienen muy presente el gran valor del ambiente maternal, por lo que procuran acercarse al mismo. Buscan así proporcionar unos cuidados lo más individualizados posibles, tal y como lo hace una madre/padre, bajo una mirada profesional.

Madre de día en Europa

En otros países de Europa es una profesión instaurada y normalizada, reconocida por los Gobiernos. Así en Reino Unido se pueden encontrar las childminders, en Francia las assistante maternelle o en Alemania las tagesmutter.

Legislación estatal

Comunidades como Madrid o Navarra son pioneras en el reconocimiento y regularización de este servicio de madre de día.

En Madrid, es en octubre de 2015 cuando la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid decide regular la actividad de madre/padre de día.  Lo hace a través del marco regulador de la orden 613/1990. Y lo recoge como Servicio de Convivencia Familiar y Social .

En Navarra está regulado desde el año 2006. Lo hace mediante la Orden Foral 27/2006. Esta recogido como “servicio de atención a menores de tres años en el domicilio de las cuidadoras”