UN HOGAR PARA EL VERANO

Madre de día El Hogar- en verano

Una propuesta del Hogar para este verano.

Quizá alguno de vosotros todavía recuerde los largos veranos de nuestra infancia. Tiempos aquellos donde el tiempo se paraba, donde no existían las prisas y donde pasábamos casi tres meses enteros de vacaciones en casa. Época aquella donde había tiempo para jugar e inventar, donde no conocíamos el aburrimiento, incluso teníamos tiempo para descansar.

Pues bien, este verano El Hogar abrirá sus puertas a un grupo reducido de familias, para que los peques de la casa puedan vivir parte del verano como antaño, sin prisas, con tiempo para jugar libremente. También habrá tiempo para bañarnos en la piscina, quedarnos fresquitos mientras comemos e incluso…,porque no, disfrutar de una siesta de esas que nos venía tan bien en verano. Esa que nos permitía coger fuerzas para continuar la tarde tomando un helado con los primos o los amigos.

Por supuesto en El Hogar, al igual que el resto del año, se da estructura al día, pues ello permite la convivencia dentro del grupo heterogéneo, generando además seguridad y bienestar a los pequeños/as, pudiendo anticipar aquello que acontecerá. Tiempo para el juego libre, para disfrutar de un baño en la piscina, para almorzar algo fresquito, para vestirse o desvestirse, asearse, comer, incluso para realizar alguna actividad artística si la edad lo permite y a alguno le apetece como pueda ser; hacer helados, nuestro pan, dibujar…etc.

Además en El Hogar, está prevista la elaboración de platos caseros para aquellas familias que opten por ello. Se dispone de la opción de menú diario o mensual.

Como durante el año se cuida el ambiente, los materiales y el gusto por las cosas bien hechas.

 

El Hogar siempre recordará.

El arte está en las cosas sencillas. Al igual que el pintor cuando a través de un simple trazo es capaz de expresar lo que vive en lo representado, desde El Hogar se busca ofrecer a la infancia momentos cotidianos, simples en apariencia, pero llenos de vida, donde ellos son los protagonistas de su hacer.

Como un profesor(*) de mi formación nos dijo en una ocasión,  la palabra “recordar” viene del latín “recordari”, formado de “re” (de nuevo) y “cordis” (corazón). De este modo deseo que los niños/as y las familias que pasen por El Hogar recuerden lo vivido….volviendo a pasar por el corazón.

(*)Pedro Álvarez-Monteserín

Share this: